¿Sexo con amor o sin amor?

Sexo y amor son palabras son palabras que ambas mueven sentimientos, convicciones, ilusiones y posturas de vida. Siglos atrás, el ideal romántico femenino comprendía al amor como un sentimiento supremo, asociado a la sumisión y al sufrimiento como rasgos de compromiso. En aquellos tiempos de cartas perfumadas, de noviazgos pautados de antemano, el sexo era para procrear, poco y nada ligado al placer. El sexo placentero se encontraba fuera de los hogares en manos de mujeres “fáciles”. Y era solo patrimonio de los hombres.

A pesar del paso del tiempo y los avances en materia de sexualidad, el sexo con amor sigue siendo la unión deseada. Y no es por mera pauta social. Conocer a alguien que nos gusta despierta la liberación de neurotransmisores y brinda una base biológica para que el lazo se produzca.

En los primeros encuentros se produce una liberación de dopamina, que nos hace sentirnos con mejor ánimo, más despiertos y con un gran apetito sexual. Con el paso de los días y meses la oxitocina u hormona del apego ocupa un lugar de privilegio que ayuda a los amantes a mantenerse unidos.

El factor tiempo es fundamental para la construcción del vínculo amoroso y de una confianza total en la pareja. Cuando te sientes atraido por primera vez o has tenido un “flechazo” se produce una gran atracción, sin embargo, esta atracción con el paso del tiempo puede ir decreciendo. Aquí es cuando entra en juego la gran amenaza del factor tiempo: la rutina. Esta fase puede durar todo el tiempo que la pareja decida, sin embargo, nadie está totalmente a salvo de los problemas de pareja o tentaciones que por otras personas. Y es que, como siempre decimos todo el mundo tenemos ojos y más aún cuando estás pasando una mala racha con tu pareja.

No debemos de pasar por alto que en las relaciones sin enamoramiento también hay algo de afecto. El simple hecho de que te atraiga una persona provoca que quieras establecer con ella algo más allá que un simple contacto o amistad. Este sentimiento depende mucho del estado en el que se encuentre la persona. Si la persona está muy enamorada de su pareja, no tendrá ojos para nadie más, sin embargo, si está pasando por una mala época le llevará a que se fije en otras personas o se sienta atraído por alguien nuevo.

Hoy en día, hay muchas personas que prefieren el sexo sin amor, porque consideran que el amor puede traer muchas más complicaciones que un simple revolcón. Y es por esto, por lo que mucha gente recurre a la dirección contraria al amor.

En un estudio realizado por Anne Campbell, de la Universidad de Durham (Inglaterra), entrevistó a 1.743 hombres y mujeres que habían tenido una relación sexual ocasional. Muchas más mujeres que hombres aseguraron que esperaban algo más. En este estudio el 80% de los hombres afirmaron haber disfrutado, mientras que, en las mujeres, el porcentaje se redujo al 54%. Esto nos lleva a explicar que cuando tienes sexo con la persona que quieres y que tienes una confianza en ella, se establece un mayor vínculo en el que ambos se sienten con total confianza para decir y hacer lo que les gusta y sentirse con mayor libertad de disfrutar de lo que prefieren, principalmente la mujer debido a que les cuesta más llegar al orgasmo y dejarse llevar con la otra persona. Al fin y al cabo los hombres lo tienen más sencillo y disfrutan más fácilmente, pero no hay nada mejor que querer y sentirse querido.

Así que, después de esto tú eliges: Sexo esporádico o sexo de confianza? ¿Con cuál te quedarías tú?

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

más

Posts relacionados

Call Now Button
Abrir chat