BDSM: cómo iniciarse en el sexo con látigos

BDSM, una sigla que combina las palabras Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo.

El inicio en esta práctica puede ser muy intenso, pero es una forma genial de experimentar cosas nuevas y salirse de la rutina.

Si os gustan los juegos de dominancia y queréis probar algo diferente, os recomendamos que os adentréis en el maravilloso mundo del látigo.

 

¿Cómo introducir el látigo en nuestras relacione sexuales?

Genera ambiente. Lo importante no son los golpes, sino el escenario. Intenta crear un espacio agradable, con la privacidad adecuada.

Atar al sumiso. Antes de usar el látigo, ata a tu pareja. De esta forma no podrá moverse y la dominancia será mayor.

Precalentamiento. No empieces a dar latigazos a tu pareja de golpe. Empieza con acariciar todo su cuerpo suavemente con el látigo para que vaya acostumbrándose a su tacto a la vez que se excita.

Intensidad. La intensidad con la que se aplique el látigo dependerá de la pareja. No le tengas miedo y prueba: empieza por una intensidad muy leve y ve aumentando poco a poco según os vayáis atreviendo. Debéis poner juntos el límite.

Código de seguridad. Con la excitación del momento, puede que algún miembro de la pareja exceda su intensidad y cause daño. Es importante pactar antes de la práctica una palabra o señal clave que le indique al otro que debe parar.

 

BDSM

Realiza descansos. El nivel de dolor irá aumentando, por lo que es aconsejable parar cuando se haya conseguido el nivel de excitación deseado para intercalar los golpes con caricias y besos. Cuando tu pareja se haya relajado vuelve a utilizar el látigo.

Comienza el acto sexual. Un nivel controlado de dolor produce adrenalina y endorfinas. Esto provocará que el sexo sea mucho más intenso. Cuando llegues al punto deseado, realiza la penetración. Puedes dejar a tu pareja atada o desatarla, como más os guste. También puedes mantener el látigo para dar algunos azotes durante el sexo.

 

Lo más importante en este tipo de prácticas es el respeto. Probarlo puede ser una experiencia única para la pareja. ¿Por qué no lo intentas?

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
más

Posts relacionados

Call Now Button
Abrir chat