Paquete 100% DISCRETO | Envío GRATIS desde 49€

Paquete 100% DISCRETO
Envío GRATIS desde 49€

Entre sábanas y sudor: mi propio orgasmo

Son las 6:00 de la mañana y me he despertado entre sudores. Aún quedan un par de horas para que suene mi alarma, pero no puedo volver a dormir.

Ni siquiera recuerdo el sueño que estaba teniendo, pero me he despertado muy excitada. Doy vueltas en la cama, mi cuerpo necesita moverse. Sin poder apenas controlarlo , empiezo a acariciarme. El simple roce de mis manos me agita cada vez más. Lucho conmigo misma, pues mi cabeza me dice que duerma, que estoy cansada y que no es momento, pero mi cuerpo me pide que siga.

EL calor va aumentando a medida que mi mano se aproxima hacia mi sexo. Empiezo poco a poco, frotando con suavidad por encima de mi ropa interior. Pero mi lívido aumenta por segundos, esta vez parece que la cabeza va a perder… Con delicadeza, empiezo a acariciar mi clítoris. Los movimientos son lentos y circulares. Mi respiración comienza a entrecortarse.

Introduzco un poco más mis dedos y mis caderas empiezan a moverse hacia fuera, como si quisieran salirse de mi cuerpo. Las sábanas me estorban, empiezo a estar fuera de mí.

Me humedezco de una forma poco común y aprovecho mi propia ubicación para introducir los dedos en mi vagina. Una vez encontrada esa zona rugosa de la pared frontal, realizo suaves toques sobre mi punto G. El placer que siento es muy intenso. Me muerdo los labios mientras mi zona más íntima empieza a contraerse involuntariamente. Los movimientos aumentan de forma inversamente proporcional al control que ejerzo sobre mi cuerpo.

Casi temblando, llego al éxtasis y un fuerte orgasmo recorre todo mi cuerpo.

Caigo rendida en la cama y una leve sonrisa se dibuja en mi cara. La velocidad de mi pulso va disminuyendo. He pasado de la excitación más profunda a una completa sensación de calma…

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
más

Posts relacionados

Call Now Button
Abrir chat